¿Cuándo estimular el apetito de tu mascota?

La alimentación es uno de los factores más importantes al momento de cuidar la salud de nuestros perros y gatos. Es por eso que debemos estar atentos por si muestran una pérdida de apetito fuera de lo común. En este artículo te contamos en qué casos es necesario administrar un estimulante del apetito en su dieta.

Enfermedades Agudas 

La hiporexia es la pérdida ocasional del apetito y puede acompañar a algunas enfermedades agudas de perros y gatos. En muchos casos, cuando un perro o gato es hospitalizado, es frecuente que deje de comer. Sin embargo, durante el periodo de recuperación, es recomendable que el animal ingiera un estimulante del apetito para asegurar la asimilación adecuada de los nutrientes de su dieta.

Si te gustan los perros deberías leer: ¿Cómo elegir el mejor collar para tu perro?

Regálale el mejor comedero a tu perrito: Comedero de Acero Inoxidable.

Enfermedades Crónicas

Las enfermedades crónicas, se diferencian de las enfermedades agudas debido a su tiempo prolongado de duración. Algunas de ellas son: insuficiencia renal, insuficiencia cardiaca, cáncer, entre otras). Uno de los estados presentes en este tipo de enfermedades tiene que ver con la poca ingesta voluntaria de alimentos. Como resultado el cuerpo empieza a obtener energía de los músculos en lugar de las grasas y la pérdida de peso sucede de manera acelerada. Una de las sugerencias luego del diagnóstico de una enfermedad crónica será recomendar un estimulante del apetito como parte inicial del tratamiento.

Cambio hacia una dieta terapéutica

Las dietas especiales son a menudo recomendadas como parte de varios tratamientos veterinarios. La transición desde la alimentación habitual a otra con atributos terapéuticos, puede ocasionar una pérdida del apetito. En estos casos es recomendable utilizar un estimulante del apetito al inicio para facilitar que el perro se acostumbre a su nuevo alimento

Puedes leer también: ¿Cómo desparasitar a un perro correctamente?

Premia el buen comportamiento de tu perro con el mejor snack: Tocinetas Beggin

 

Cuidados postoperatorios

La falta de apetito también es habitual luego de algunos procedimientos quirúrgicos leves y ortopédicos. Hay algunos factores entre los que se encuentra la incomodidad del animal ante la herida, la falta de movilidad, el estrés ocasionado por la hospitalización y los efectos de las medicinas. Con el debido seguimiento es bastante recomendable administrar un estimulante del apetito como parte del tratamiento de recuperación.

Cambios en el entorno

Los cambios drásticos en el entorno como la mudanza a un nuevo hogar, un largo viaje o la muerte de un familiar pueden afectar a las mascotas ocasionando una disminución en sus intenciones voluntarias para comer. Para evitar problemas de nutrición es importante que observes de cerca los hábitos de tus perros o gatos para poder brindarles el estímulo alimenticio apropiado.

Y para finalizar debemos reconocer si esa falta de apetito está relacionada con la manipulación ya que muchos pacientes aprenden a dejar de comer para obtener de sus dueños algo distinto a su dieta. De ser este el caso no deberíamos ofrecer dietas distintas a su alimento, para no condicionarlos.

Si tienes un perro en casa te podría interesar: ¿Qué hacer para que tu perro se sienta más querido?

Ayuda a tu perro a controlar el estrés y la ansiedad con: Adaptil Spray

Esperamos que este artículo sobre: ¿Cuándo estimular el apetito de tu mascota?, te haya gustado mucho. Te invitamos a seguirnos en Instagram y Facebook, y también te invitamos a visitar nuestra tienda online, que a tu perro le encantará.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat